Nuevo plástico sostenible bio-bio

Se puede reciclar, compostar e incluso, biodegradar en el entorno marino. Así es el nuevo plástico que se está construyendo en el centro de innovación de Ecoembes, TheCircularLab. El fin de este nuevo proyecto es contribuir a que los envases del futuro sean cada vez más sostenibles.

La característica principal y novedosa de este nuevo plástico es que es un material biobasado, es decir, se obtiene a partir de residuos vegetales como zanahorias, patatas o cualquier otro desperdicio vegetal, en lugar de petróleo. Para llevar a cabo su fabricación, han partido de un residuo vegetal procedente de mercados municipales y que ya no pueden usarse para la venta al público por estar en mal estado o en proceso de descomposición. «No queríamos partir de cultivos o tierras que se utilicen para la producción de alimentos», explica Jorge García, especialista en innovación de Ecoembes.

«Los bioplásticos son todos aquellos que tienen origen vegetal o que son biodegradables. Sin embargo, este nuevo material es el único que es bio-bio, ya que cumple con las dos características», añade García. El que sea un material que provenga de materia 100% orgánica en descomposición podría ser una alternativa para tratar los residuos provenientes de mercados municipales y otras instalaciones en las que se generan grandes cantidades de este tipo de desechos. De esta forma, se contribuiría no sólo a que sean reciclados, sino también a aminorar el desperdicio alimentario cotidiano.

Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes, sostiene que «debemos dejar atrás la filosofía del producir, usar y tirar para adentrarnos en el nuevo paradigma de la economía circular y poder así ser capaces de responder a desafíos ambientales como el cambio climático, la contaminación o el uso eficiente de la energía». Por ello, la creación de este nuevo plástico supone «toda una revolución».

Este nuevo plástico está destinado para que se pueda usar en la fabricación de envases como botellas o bandejas para alimentación y bebidas, al igual que el resto de envases de plástico.

 

MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − doce =