Desempeño Ambiental

Nuestras instalaciones brillan con otro color a partir de ahora, y es que en Pérez Cerdá hemos cambiado todas nuestras luminarias. La construcción de nuestras naves, realizada mayoritariamente en los años 70, estaba provista de iluminación mediante lámparas con tubos fluorescentes. Más tarde, se descubrió que un solo tubo fluorescente contiene suficiente mercurio como para contaminar 30.000 litros de agua, por lo que se empezaron a considerar residuos peligrosos para el medio ambiente. Su recogida selectiva se lleva a cabo con la colaboración de los responsables de mantenimiento de cada centro, lo cuales disponen de un protocolo específico para la correcta gestión de estos residuos.

En nuestra empresa hemos eliminado este residuo peligroso durante el periodo comprendido entre los años 2014 y 2017 y, en este caso, se han sustituido estas luminarias por lámparas LED, consiguiendo, además, un ahorro energético significativo. Todas estas medidas permiten a Pérez Cerdá seguir avanzando hacia el horizonte de desarrollo sostenible establecido en nuestros objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + 11 =